Super User

Super User

Documento básico sobre el origen el origen e inserción de los PDRIET en la política rural colombiana.

 

DESCARGAR

El Observatorio Rural de la Universidad de La Salle

invita al:

II FORO RURALIDADES Y TERRITORIALIDADES:

 

ZONAS DE DESARROLLO AGRO INDUSTRIAL (ZIDRES) O ZONAS DE RESERVA CAMPESINA

¿Cuál es la alternativa para el desarrollo rural - territorial colombiano?

 

Viernes 10 de noviembre de 2017.  7:45 a.m. – 1 p.m

Teatro - Universidad de La Salle. Sede Chapinero.

 

PROGRAMA.

Instalación.  7:45 a 8:30 a .m.

 

Actualidad y perspectivas de las Zonas de Reserva Campesina.  Alfredo Sarmiento - Agencia Nacional de Tierras - ANT. 8:30 a 9: 15 a.m.

Comentarios Carlos Salgado (Planeta Paz)    9:15 a 9: 30a.m.

 

Réplica  por A. Sarmiento. 9:30 – 9:35 a.m.

 

 “Las  ZIDRES y la colonización agro industrial de la frontera agrícola colombiana”. Presentación del estudio Universidad de La Salle – Foro por Colombia – FESCOL.  Jaime Forero Álvarez (Director Observatorio Rural Universidad de La Salle). 9:35  a 10:00 a.m.

 

Comentarios por  Felipe Fonseca Fino - Director de la Unidad de Planificación Rural Agropecuario – UPRA 10:00  – 1O:20  a.m.

 

Réplica por J. Forero Á. 10:20 – 10:25 a.m.

 

Debate abierto al público10:25: 11: 00 a.m.

 

Receso 11:00  – 11:40 a.m. 

 

 

PANEL ¿ZIDRES O ZONAS DE RESERVA CAMPESINA? 11:40 – 1:05

FORISTAS: Sergio Marín - Representante de las Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC. /Guillermo Forero Álvarez -  Asesor de la Sociedad Colombiana de Agricultores de Colombia -SAC  /  Gabriel Tobón - Universidad Javeriana / Jaime Forero Álvarez -  Universidad de La Salle - Moderador  

Debate  entre los foristas. 11:40  a 12:25

 

Debate de los foristas con el público. 12:25 a 1:05 p.m.

Cierre 1:05 a 1:10 p.m.

Para facilitar su ingreso al teatro inscríbase aquí:

https://apps.lasalle.edu.co/RegistroEventosInternos/Inscripcion/detalleEventoInscripcion.xhtml?op=582

El marchitamiento económico y social del sector rural

Jaime Alberto Rendón Acevedo[1]

Lo sucedido en la economía colombiana en las últimas décadas, en especial durante el llamado período neoliberal o lo que en nuestro medio se conoció como la apertura económica (sumado a otros fenómenos como el conflicto, la concentración de la tierra o la ruptura del pacto cafetero), ha dejado un lastre estructural, evidenciado en una pérdida absoluta de producción e incluso de participación del sector en la economía, sino, ante todo de un alto deterioro social, que de cambiarlo, como parece ser parte de las apuestas que hoy tiene el país, demorará no solo un largo periodo de tiempo, sino que implicará grandes inversiones de recursos y decisiones que probablemente no le vendrán muy bien a los sectores más conservadores de la sociedad.

En efecto, al igual que la industria manufacturera, el agro se ha visto comprometido no solo en su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) sino en su misma producción. De hecho, una revisión al comportamiento sectorial (véase gráfica 1), permite observar como el sector agropecuario, silvicultura, caza y pesca, viene en los últimos 15 años creciendo a tasas promedio del 1,98%, cuando la economía en su conjunto lo hizo al 4.1%.

art-1

El cafetero fue el subsector que presentó un mejor comportamiento, un crecimiento promedio anual similar al de la economía, con un pico en el año 2013 que altera el comportamiento de largo plazo, y con una volatilidad suficiente para mantener un riesgo alto en la actividad. De esta manera, el sector se mantiene en las últimas tres décadas con una evolución que dista del promedio general, haciendo que el sector pierda peso en la estructura económica colombiana (Kalmanovitz y López, 2007) y que incluso algunos sectores, al igual que la industria, pierdan valor agregado, esto es, en otras palabras, la desruralización paulatina que ha venido experimentando la economía colombiana.

El Censo Nacional Agropecuario del año 2014 mostró igualmente cambios sustanciales en la forma de la propiedad, de la tenencia de la tierra en el área rural dispersa del país: de los 111,5 millones de hectáreas (área censada), el 56,7 % (63,2 millones) son bosques naturales, el 38,6% (43,1 millones de hectáreas) hacen parte del área agropecuaria, 2,5% (2,8 millones de hectáreas) de la parte no agropecuaria y 2,2% (2,5 millones) de otros. Los departamentos de Amazonas, Guainía, Caquetá y Vaupés se encuentran el 45,1% del área rural dispersa censada con uso en bosque natural. En los departamentos de Vichada, Meta, Antioquia, Casanare, Santander y Córdoba se tienen las mayores áreas en uso agropecuario (47,0% del área rural dispersa censada), mientras que el Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina, Bogotá, Vaupés, Quindío, Amazonas y Risaralda, presentaron las menores área en este uso (DANE, CNA. 2014).

En el uso agropecuario según los datos del Censo, de los 43,1 millones de hectáreas se tiene que solo el 20,1% (8,6 millones) es para destinación agrícola. Lo demás se reparte así: el 79,6% (23,3 millones) en pastos y rastrojos, 0,3% (0,1 millones) en infraestructura agropecuaria. Dentro de la parte agrícola se tiene un 82,4% (7,1 millones de hectáreas) para cultivos; 15,1% (1,3 millones de hectáreas) para descanso y 2,5% (0,2 millones de hectáreas) en áreas de barbecho. Los cultivos agroindustriales ocupan 3.2 millones de hectáreas, los tubérculos y plátanos 2.1 millones, frutas 1.5 millones, cereales 1 millón, hortalizas, verduras y legumbres 430.106 hectáreas. En definitiva, la producción agrícola en el país se realiza una pequeña porción del territorio, pero esto genera cerca del 65% de los alimentos que en el país se consume diario.

De otro lado, de acuerdo con la Encuesta Nacional Agropecuaria del DANE, el 79.7% del suelo en el país está dedicado a las actividades pecuarias, un cálculo grueso mostraría como la disponibilidad de tierra por cabeza de ganado en el país es de 1.47 hectáreas. Estas cifras dan cuenta como la ganadería que dispone de unos 40 millones de hectáreas, es básicamente extensiva, mientras que la producción cafetera, que ocupa un poco menos de un millón de hectáreas, se realiza en fincas menores a 2 hectáreas, ya que solo el 5% de los productores de café poseen fincas superiores a 5 hectáreas.

art-2

Si se comparan los censos agropecuarios en Colombia se encuentran datos interesantes (véase cuadro 1) Los predios de menos de 5 hts fueron el 62.5% de los predios en 1960, mientras que en el 2014 fueron el 71.2%, lo que pasa es que ocupan el 2% del área rural, mientras que en 1960 ocupaban el 4.5% del área rural; a lo que se suman las dificultades competitivas que la evidencia empírica ha demostrado para estás pequeñas unidades de producción campesina, que es en esencia donde se producen los alimentos. En los últimos 55 años se incrementó la proporción de los predios menores de 5 hectáreas, aunque su participación en el total nacional disminuyó. Estas unidades familiares, en buena parte del país no alcanzan los mínimos requeridos para garantizar el sustento básico, de allí lógicamente la pobreza persistente en las zonas rurales (46.2% promedio en la última década). Mientras que los predios de más de 100 hts pasaron de ser el 3.5% de las unidades productivas al 2.4%, ocupando el 85.2% del territorio rural

De los predios de menos de 5 hectáreas, 56,7% usa el suelo para uso pecuario, 36,7% para fines agrícolas y 6,6% para bosques naturales; mientras que de las unidades productivas de más de 1.000 ha., 14,7% usa el suelo para fines agrícolas, 57,4 % para uso pecuario y 27,9% para bosques naturales. Más de la mitad del número de predios se encuentra destinada a uso pecuario y representa cerca el 40% del área censada del uso agropecuario. Casi una tercera parte de los predios de mayor tamaño, usa el suelo para bosques naturales.

art-3

Al analizar el cuadro 2, se puede constatar que el número de propietarios en el país prácticamente se duplicó entre 1960 y 2014, sin embargo esto se explica fundamentalmente por la propiedad en predios menores a 5 hectáreas. Las unidades en arrendamiento crecieron en todos los tamaños de predios y la aparcería fue la forma de tenencia que cayó sustancialmente.

Es claro entonces como el país, no solo ha definido su modelo de propiedad sino como ha decidido sobre los usos y la producción, donde los temas de equidad y oportunidades para las familias campesinas han quedado relegadas al mercado y este, por fuera incluso de los precios, ha estado mediado por las armas y el despojo (Ibáñez y Muñoz, 2011). En este sentido, las economías campesinas han cumplido un papel importante en el logro de salarios bajos en las zonas urbanas e industriales. Un siglo de economía cafetera, guerras por la propiedad, una imposible reforma agraria la producción de alimentos en pequeñas escalas y con baja productividad han caracterizado la historia de este país (Roger, et al, 2005)

Ahora bien, en contra de lo que usualmente se estila en política rural, en Colombia si se ha dado una reforma agraria… pero a la inversa, es decir, una reforma que en vez de haber contribuido a la distribución de la tierra brindando oportunidades concretas a los campesinos, ha consistido en la concentración extrema de la propiedad, proceso mediado por las armas, el despojo y la muerte. De esta manera el índice de Gini para la propiedad en Colombia es del 0.86 (siendo 1 el punto de concentración absoluta) (Crece, 2014)

A todo esto, se suman otros problemas: primero, la titulación de tierras, de los cuatro millones de predios existentes en el país, se tiene que el 65% de estos no cuenta con una escritura formal. Segundo, los baldíos, que ocupan un área total de 1.2 millones de hts, son tierras del Estado donde no hay claridad de linderos e incluso existen choques frente a su uso y propiedad. Tercero, las tierras comunales no tienen la suficiente protección institucional y quedan a expensas de los grupos armados. En tanto desorden “los más vivos” se apropian de la riqueza nacional, poniendo en riesgo no solo los acuerdos de la Habana en la materia, sino las políticas de tierras y de orden institucional que adelanta la superintendencia de Notariado y Registro.

Los tiempos de deterioro del mundo rural, de sus condiciones económicas que necesariamente condicionan las formas de vida, deben ser una página que el país debe de pasar, so pena de llevar al traste los esfuerzos que se han hecho desde distintos escenarios, e incluso de los propios Acuerdos de La Habana, por resignificar la producción agropecuaria y hacer de ella una opción de vida no solo para posibilitar el retorno a las tierras, sino para el propio país que debe de entender de una vez por todas que su propio crecimiento y desarrollo, sus perspectivas de lograr un buen vivir para sus gentes, pasará necesariamente por la reinvención del mundo rural

Bibliografía

Beltrán, L. Bohórquez, J. Pardo, L. Ramírez, L. Rendón, J. & Sanabria, N. (2011). Territorio y desarrollo: bases conceptuales para la gobernanza local. Equidad Desarrollo. ISSN 1692-7311 No. 16. N: 9-51 julio-diciembre de 2011. Universidad de La Salle. Bogotá.

Crece. (2014). Centro regional de estudios regionales cafeteros y empresariales. Dinámicas de uso de tierras para la agricultura y el comportamiento de los precios del suelo rural. Bogotá : Departamento Nacional De Planeación (DNP).

Dane (2017). Censos Agropecuarios. https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/agropecuario

Forero Álvarez, J. (2010). Economía campesina, pobreza, tierra y desplazamiento en Colombia. En Forero Álvarez, J. (Ed.), El campesino colombiano, entre el protagonismo económico y la indiferencia de la sociedad. (pp. 69-119). Bogotá, Colombia: Editorial Javeriana.

Norton, R. Balcázar A. Espinal, C. Forero, J. León T & Echeverri, R. (2005) Colombia: competitividad agrícola y rural. Revista Planeación y Desarrollo (del Departamento Nacional de Planeación – Colombia) Volumen XXXV, no. 1. Bogotá.


[1] Doctor en Economía Internacional y Desarrollo, Universidad Complutense de Madrid (España). Director Programa de Economía Universidad de la Salle. Integrante del grupo de investigación en Economía y Desarrollo Humano, del Centro de Estudios en Desarrollo y Territorio (CEDT). Docente – Investigador Doctorado en Agrociencias, integrante del Observatorio Rural de la ULS. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Este escrito hace parte de un trabajo sobre el tema que se prepara en el marco del Doctorado de Agrociencias.

 

 

 

 

 

Articulo3

¿QUÉ DEBE HACER UNA SOCIEDAD RESPONSABLE CON LOS 6.000 EXCOMBTIENTES DE LAS FARC?

Cuando llegué a la zona de concentración de Icononzo, en la penúltima semana del mes de febrero, esperaba que los guerrilleros amplificaran y multiplicaran las quejas y las críticas radicales que se han venido formulando sobre el incumplimiento del gobierno nacional en la dotación adecuada de estos asentamientos. Pensaba que ellos me iban a decir que estaban tremendamente mal, llenos de indignación, y viviendo una situación intolerable que por lo demás minaba sus posibilidades de relacionamiento con el resto de la sociedad. Pero el primer guerrillero que interpelé me dijo: “Profesor, a esto yo lo llamo el sueño, nunca me imaginé que pudiera verlo, yo siempre había sido muy incrédulo y hoy me siento completamente feliz”. Esta respuesta no resultó ser excepcional. Todos los guerrilleros con los que pude hablar, hombres y mujeres, me manifestaron –para mi sorpresa– que se encontraban muy bien y llenos de expectativas hacia el futuro.

Es evidente que con la implementación de los acuerdos de La Habana estas personas ingresaron en un proceso irreversible muy diferente al de años atrás en el Caguán (años 2000 a 2002). En esa oportunidad ni las FARC ni el gobierno parecían tener un propósito real de hacer la paz y, como es sabido, la guerrilla terminó utilizando la tregua para rearmarse y reagruparse.

No, no nos están mintiendo actualmente todas estas personas que nos dicen cosas como “yo lo que quiero es ser enfermero y validar la experiencia que tengo de auxiliar médico…”, o “me gustaría ser médico”, o “entre mis posibilidades está volverme cultivador, pero no un campesino oprimido sino un agricultor con tecnología”, o “yo lo que quiero ser es contabilista”, “a mí me gustan las matemáticas”, “yo he trabajado en comunicaciones, entonces quiero trabajar en medios de comunicación”, “a mí me gusta la participación comunitaria, promover proyectos”. Son igualmente sinceras las palabras que en la zona de concentración veredal del Vidrí (Chocó) le dijo Yolima a María Jimena Duzán: “No quiero enmontarme: quiero estudiar enfermería, que fue lo que aprendí en las FARC” (Semana No. 1819, Marzo 12, 2017). Coinciden también con este punto de vista los funcionarios que me hicieron sus relatos sobre lo que observaron en las zonas de concentración veredal del Meta De otra parte, los múltiples testimonios recogidos por medios de comunicación convencionales y virtuales, confirman ampliamente que entre los ex combatientes hay un deseo auténtico de construir nuevas opciones de vida. Más aún   “la explosión demográfica en las filas de las FARC es el mejor anuncio del cambio profundo en las esperanzas de vida de los combatientes” (Alejandro Reyes Posada, El Espectador 12/03/2017)

¿Será posible entonces que la sociedad colombiana NO le reciba las armas a esas 6.000 personas? ¿Sera posible que no se les dé las oportunidades que necesitan, que se les niegue la posibilidad de incorporarse a la vida civil? Lo sensato, lo urgente, es que una sociedad y un estado responsables faciliten los medios para que los desmovilizados puedan encontrar una segunda oportunidad, esta vez como ciudadanos pacíficos o como organización capaz de llevar a cabo proyectos que contribuyan al progreso de la sociedad.

Jaime Forero Álvarez

Director del Observatorio Rural de La Universidad de La Salle.

Los invitamos a e leer el artículo siguiente Lo invitamos a leer el artículo siguiente, Las fARC, desmovilización militar, movilización social por Jaime Forero Álvarez.

 
responsable-sociedad

 

 

ARTÍCULO

LAS FARC, DESMOVILIZACIÓN MILITAR, MOVILIZACIÓN SOCIAL.

Por Jaime Forero Álvarez

Director del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle

La mitad de la opinión pública colombiana, expresada en el plebiscito del 2 de octubre de 2016, ve con desconfianza el Acuerdo de Paz, se opone al tratamiento jurídico que recibirán los comandantes y no admite que ellos puedan ocupar cargos de elección popular sin haber purgado sus penas. Sin embargo, parece haber un amplio consenso en torno a que el gobierno y la sociedad deben asumir entre sus prioridades la incorporación al estudio y al trabajo de los más de 6.000 excombatientes de las FARC, concentrados en 26 zonas veredales.

Por su parte, en multitud de entrevistas, charlas y reportajes, la guerrilla transmite su elección por la paz. Es un discurso que han venido construyendo, desde hace unos tres años, hombres y mujeres, comandantes y combatientes, en medio del sosiego proporcionado por la atenuación del conflicto durante la etapa de negociación en La Habana y con la tranquilidad aun mayor que les ofrece, hoy en día, estar bajo protección en las zonas veredales a donde sorprendentemente pudieron llegar sin haber enfrentado ningún contratiempo.

ALTERNATIVAS DE TRABAJO Y ESTUDIO

¿Qué está pasando por la mente de estos ex combatientes de las FARC? Hasta donde yo me di cuenta, cuando visité la zona veredal de Icononzo, y de acuerdo con el testimonio de colegas que han observado personalmente lo que pasa en otras zonas, solamente en casos muy excepcionales los miembros de las FARC tienen la intención de dedicarse a la política lanzándose como candidatos a los Concejos Municipales, a las Juntas de Acción Local, a las Alcaldías, a las Asambleas, a la Cámara y al Senado. La gran mayoríaquiere ponerse a estudiar y a trabajar. Los guerrilleros están pensando, por ejemplo, en la validación del bachillerato, en entrar al SENA o en ingresar a un programa que ofrece Cuba para formar en medicina a aquellos que oficiaron como improvisados galenos.

Realmente, no es claro qué capacidades tienen los guerrilleros para desarrollar actividades laborales y comunitarias (se espera que el censo que está haciendo la Universidad Nacional de luces sobre este asunto). Quizás el analfabetismo funcional de algunos es un asunto que merece un tratamiento de choque. Pero de todas formas, se ha podido observar que, en general los guerrilleros han desarrollado habilidades para ciertos trabajos relacionados con medicina y enfermería, construcción de vías e infraestructura, labores agropecuarias, comunicaciones, cocina y sistematización de datos por computador… De otra parte, mal que bien han tenido experiencia en trabajo comunitario, puesto que han reunido infinidad de veces a las comunidades para lanzar sus arengas y para discutir (o imponer con el fusil al hombro) estrategias políticas como la participación en marchas, protestas y bloqueos. En estas reuniones se trataban también otros asuntos relacionados con la construcción de infraestructura, la gestión de la economía cocalera y la resolución de problemas entre vecinos. Además, no en pocos territorios se han hecho (o impuesto) acuerdos sobre cómo manejar los recursos naturales (sobre este asunto se oyen voces de alarma porque, aprovechando la retirada de las FARC, se ha desatado, en varias regiones, una preocupante depredación de bosques y otros recursos). “Antes convocábamos a la comunidad con el fusil al hombro, ahora nos dejamos invitar”, me dijo un comandante lo cual refleja que la guerrilla está dispuesta a aprovechar su experiencia en el trabajo comunitario.

Además, hay que tener en cuenta que aparte del entrenamiento militar estas personas han recibido capacitación política e ideológica. Ha sido puro adoctrinamiento, dirán algunos, y quizás no les falte razón. De todas formas esta instrucción se hace evidente al dialogar con personas que cuando fueron reclutadas contaban apenas con unos pocos años de pésima educación primaria. Se palpa ahora en ellas una formación que se manifiesta en un lenguaje estructurado alrededor del discurso dialéctico de los militantes de izquierda. Lo cual demuestra, y es esto lo que debe rescatarse, que han desarrollado lo que en pedagogía se conoce como competencias analíticas y discursivas.

¿Cómo capitalizar todas estas intenciones y capacidades de los miembros de las FARC? Muchos guerrilleros tienen la idea de estudiar primero y trabajar después. Sin embargo, creo que no es conveniente esperar: hay que dar las posibilidades para que estudien y trabajen al mismo tiempo. Que se capaciten mediante procesos basados en la pedagogía de aprender haciendo; que el estudio sea al mismo tiempo el trabajo para sacar adelante proyectos y programas individuales y comunitarios.

Sería lamentable que los guerrilleros reciban subsidios sociales simplemente por estar desmovilizados. Es decir, que se les pague por no hacer nada, que se los inmovilice. La gente de las FARC es gente acostumbrada a trabajar. Es cierto que buena parte de su actividad estuvo canalizada a la crueldad de la guerra, pero son personas que constituyen una fuente de acción y transformación que no debería congelarse y paralizarse por medio de subsidios. Debe tenerse muy en cuenta que otorgar subsidios inmovilizantes ha sido uno de los grandes errores que ha cometido el país. Está probado en varios otros países que los subsidios se pueden canalizar a través de políticas de empleo (se le paga a la gente por hacer algo) y es claro que la guerrilla tiene la capacidad de inventarse múltiples formas de trabajo.

¿LAS FARC COMO ORGANIZACIÓN DE DESARROLLO?

Obviamente la construcción de la paz conlleva la desmovilización militar de las FARC pero implica también su movilización como fuerza social y trabajadora: “A mí lo que no me gustó de lo que dijo usted Profesor, es que nosotros estamos desmovilizados”, me decía un guerrillero en Icononzo. “No sabe –añadía – las largas discusiones que hemos tenido sobre este tema. Le hemos dado vueltas a la dejación de armas, a deponer las armas, a la desmovilización, a la reintegración a la vida civil. Pero si algo queda claro es que nosotros no nos estamos desmovilizando, estamos simplemente deponiendo las armas, pero las FARC van a seguir siendo las FARC, ya no como ejército, pero sí como organización política”.

Muchos piensan que las FARC era un conglomerado de hombres y mujeres reclutados a la fuerza y unidos solamente por la obligación, bajo pena de muerte, de mantenerse en las filas. Con esta idea se esperaría que hoy en día cada uno de sus miembros estuviese esperando la oportunidad de salirse lo más rápidamente posible de esta organización. Pero no, lo que pude percibir y lo que han reportado múltiples observadores y analistas, es que aunque la militancia de las FARC era efectivamente de por vida, los guerrilleros no fueron mercenarios sino miembros de una organización político - militar que respondía por ellos; un ejército y una organización proveedora como lo es la familia patriarcal y como lo son las comunidades religiosas católicas. No me aparto, de que con bastante probabilidad, los comandantes tengan acumulados sus capitales, pero parece ser que la guerrillerada ha vivido al día sin acumular riqueza: “la mayoría de los guerrilleros vive en condiciones absolutamente precarias” afirma Daniel Pecaut en su estudio sobre las FARC (Las FARC una guerrilla sin fin o sin fines.Norma 2008: 85).

De acuerdo con numerosos estudios y reportajes, la incorporación de jóvenes, niños y adultos a las FARC se dio como un proyecto de vida, con la naturalidad de quien no tiene más opciones o de quien ubica en la guerrilla su mejor alternativa (o la menos indeseable). “Cumplido los 13 años me vine, no me querían recibir en las FARC por ser chiquito; a lo último determinaron de que sí… mi destino era ser guerrillero y eso es lo que lo soy” (El Pollo http://cronicasdesarmadas.com/). En el Cauca varias guerrilleras le refirieron a una comisión internacional que ellas ingresaron a la guerrilla para escaparse del maltrato intrafamiliar y del abuso y del acoso sexual al que eran sometidas desde niñas o adolescentes. Aunque, como lo afirma Pecaut, cuando se trata de menores “la distinción entre elección ‘voluntaria’ o inducida se vuelve muy incierta”, parece que la guerrilla en muy pocas ocasiones ha recurrido a llevarse a los niños o jóvenes a la fuerza, entre otras cosas porque con estos procedimientos no se garantiza la “deseable lealtad” (Idem: 82).

Ahora bien, pese a que las numerosas deserciones de años atrás estarían revelando un agotamiento de la incondicionalidad de los guerrilleros a su organización, es claro que hoy en día los excombatientes han reforzado su identidad con las FARC, a las que conciben como una gran familia, gracias a un proceso de ya más de tres años en el cual han llevado a cabo una discusión y una reflexión muy intensas sobre sus circunstancias actuales y futuras. La férrea dinámica organizativa parece seguir vigente en la cotidianeidad de las zonas veredales en donde los ex combatientes no están todo el día jugando parqués y chateando. No, “la jornada comienza a las cinco a.m. con formación, himnos, gimnasia, distribución de actividades (deportivas, ideológicas, económicas, logísticas y artísticas) …y luego como hormigas cada unidad cumple lo ordenado” (Alfredo Molano, La espera en Llanogrande http://colombia2020.elespectador.com/territorio/la-espera-en-llanogrande El Espectardor 30 de abril / 2017)

Qué hacer con esta organización comunitaria de más de 6.000 personas, quizás 10.000, que están dispuestas a construir alternativas pacíficas, es el gran reto de la sociedad colombiana en las actuales circunstancias. Las FARC representan, por un lado, un recurso humano muy importante si se canaliza positivamente, y por otro lado, un capital social de grandes dimensiones con el cual podría llevarse a cabo una serie de acciones tendientes a construir alternativas de desarrollo. Debemos ver en la implementación del Acuerdo de Paz una oportunidad para aprovechar las capacidades individuales de estas personas, así como las potencialidades de la organización a la que han pertenecido, para construir el desarrollo, el progreso o el buen vivir. Que las alternativas de incorporación a la vida civil pasen por acciones colectivas es precisamente lo que está planteando cada vez con más insistencia las FARC pensando en lo que debe hacerse en las localidades en donde van vivir, incluyendo las zonas veredales que un principio habían sido pensadas como asentamientos transitorios. Indudablemente, este es un asunto muy controversial porque según algunas opiniones estos asentamientos podrían constituir territorios autónomos o “repúblicas independientes”. Sin embargo, la sociedad tiene que entender el temor de los miembros de la guerrilla a ser asesinados si cada uno coge por su lado”.

Los acuerdos de paz no les otorgaron a las Zonas de Reserva Campesina autonomía jurídica, como la que tienen actualmente los indígenas y los afro descendientes en sus territorios. Mucho menos tendrán este tipo de autonomía las zonas veredales. En la medida en que, como está previsto, los ex combatientes se dediquen a actividades legales bajo las normas del estado de derecho, no hay por qué temer a que los guerrilleros se organicen en cooperativas, asociaciones o proyectos colectivos de trabajo (y estudio). Lo que garantizará que todo esto suceda bajo las normas jurídicas vigentes es que realmente se construyan posibilidades de trabajo y de estudio y se lleven a cabo acciones en las cuales los farianos trabajen mancomunadamente con los demás estamentos de la sociedad civil. Se han hecho muchas acciones que ilustran las potencilalidades de emprendimientos en conjunto con otras personas y entidades. Por ejemplo, la alianza entre la Fuerza Aérea, el Ministerio de Educación, la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) y DIRECTV para devolver la conectividad eléctrica (con paneles solares) a una escuela rural en Las Mercedes en Caquetá. Se reporta allí mismo que “durante una semana, 100 voluntarios cogieron brochas y pintura para darle una nueva cara a la escuela. Lo que hace unos años era impensable, sucedió: excombatientes de las AUC y las FARC, militares, padres de familia y niños trabajaron juntos para pintar paredes, lijar pupitres, transformar la biblioteca y reemplazar el techo de la institución” (Rolón Salazar, 2017 ttp://colombia2020.elespectador.com/territorio/militares-y-reinsertados-restauraron-una-escuela). Por otra parte, Marisol Gómez Giraldo cuenta cómo en el Vidrí se confunden, a los ojos del observador, campesinos, soldados y guerrilleros en ropa de trabajo (http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/avance-del-proceso-de-paz-con-farc-en-zonas-veredales-transitorias-66696 El Tiempo, 12 de marzo 2017).

Estos ejemplos no constituyen iniciativas aisladas y la comandancia ha dados lineamientos claros y emotivos en esta dirección: “Hemos orientado a nuestros guerrilleros a trabajar hombro a hombro con las comunidades y las autoridades, haciendo de las Zonas y Puntos Veredales verdaderos escenarios de integración y de expansión del sentimiento de paz. Colombianos: la patria ha sido bendecida por la esperanza y ya puede emprender sus primeros pasos hacia el futuro (http://www.farc-ep.co/comunicado/colombianos-la-patria-ha-sido-bendecida-por-la-esperanza-y-ya-puede-emprender-sus-primeros-pasos-hacia-el-futuro.html).

LA OFERTA INSTITUCIONAL

Por supuesto, nadie es tan ingenuo como para pensar que todo va a funcionar idealmente y es previsible que algunos guerrilleros retomen las armas. Sin embargo, hacer que el proceso de reincorporación de los excombatientes salga adelante es un gran reto que debemos asumir. Y en efecto hay universidades, entidades estatales, organizaciones de la sociedad civil, campesinos, ciudadanos, así como parte de las fuerzas armadas, y de los ex paramilitares que están haciendo sus aportes. El ejemplo más sobresaliente es la política de desarrollo rural y territorial que desde mucho antes de la firma del Acuerdo ha comenzado a ejecutar el gobierno nacional. Tenemos también las estrategias de intervención del SENA, CORPOICA, y Banco Agrario; los cursos y diplomados que están ofreciendo universidades como la del Cauca y El Externado de Colombia; el seguimiento a la política pública de desarrollo rural y construcción de paz, proyecto en el cual estamos trabajando en la universidad de La Salle con la FAO y otras universidades. La lista es realmente bastante larga.

El gobierno con mucha seguridad va a incumplir en muchos aspectos, pero hay que tener muy claro que este es un proceso que va más allá de las realizaciones de la administración pública. Es un compromiso de toda la sociedad colombiana que se ha propuesto reintegrar a la guerrilla a la vida civil. De manera que no podremos decir que como el gobierno no aportó recursos volvimos a la guerra. La guerrilla, por supuesto, tiene que gestionar y exigir los recursos gubernamentales convenidos, pero tiene ante todo que emplear a fondo su enorme capital humano y social, con el cual hicieron la guerra, en construir sus propias alternativas de realización individual y de ejecución colectiva de proyectos. No se trata de quedarse esperando recursos (aunque hay que exigirlos férreamente) sino de movilizar las capacidades que tiene esta organización. 

Un gobierno responsable, pero sobre todo una sociedad responsable, deben desempeñarse a fondo para que los excombatientes tengan oportunidades de reconstruir sus vidas dentro del marco de las instituciones de nuestro estado social de derecho.

 

 

desmovilizacion

Enero 16, 2017

Evento 6

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Enero 16, 2017

Evento 5

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Enero 16, 2017

Evento 4

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Enero 16, 2017

Evento 3

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

Enero 16, 2017

Evento 2

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

 

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

 

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.

 

Web Solutions es una empresa colombiana dedicada a ofrecer servicios de tecnología de información con el propósito de brindar soluciones a nuestros clientes de una manera ágil y dinámica, proporcionando soluciones eficientes y eficaces, tanto en software como en hardware. Contamos con Tecnología de vanguardia para satisfacer los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, a través de una plataforma de conectividad. Somos un equipo multidisciplinario el cual brinda un excelente apoyo en cada una de las actividades de la empresa para así cubrir las necesidades más apremiantes de nuestros clientes y con los mejores tiempos de respuesta.